sábado, 28 de noviembre de 2020

Ngc 2438

Dibujo realizado desde Elche en zona suburbana con un refractor Bresser 152/750 y ocular WO 12,5

CATÁLOGOS: Ngc 2438 - PK 231+4.2
NOMBRE: s/n
CONSTELACIÓN: Puppis (Popa)
DISTANCIA: 2.900 años luz
MAGNITUD VISUAL: +10,8
TAMAÑO APARENTE: 1,1 minuto de arco de diámetro

Se trata de una nebulosa planetaria que se encuentra situado en los alrededores del cúmulo M46 y requiere un cielo oscuro para poder destacarla. En realidad la nebulosa, cuya estrella central presenta un espectro continuo, se encuentra más cerca que el cúmulo.

Para su observación se necesita un telescopio de medianas características y un filtro nebular. Cuando la observamos aparece como un 'donut' al que le han pegado un bocado, ya que una de las parte de la nebulosa está cortada, no porque la nebulosa no ha crecido, sino porque por alguna razón, se encuentran gases menos densos y aparenta tener ese 'bocado'.

Ngc 2392 - El Esquimal

Dibujo realizado desde Elche en zona suburbana con un refractor Bresser 152/750 y ocular WO 12,5

CATÁLOGOS: Ngc 2392
NOMBRE: El Esquimal - Cara de Payaso
CONSTELACIÓN: Géminis
DISTANCIA: 3.000 - 5.000 años luz
MAGNITUD VISUAL: +8,3
TAMAÑO APARENTE: 28 segundos de arco de diámetro

Se trata de una nebulosa planetaria con una curiosa forma que recuerda a un esquimal, pero no es posible sacarle detalles si no se observa con telescopios grandes. Durante la etapa de gigante roja expulsó una especie de anillo de gas denso desde su ecuador, dándole la forma que tiene actualmente. Las distintas velocidades de los vientos de la estrella, provocó diferentes burbujas de gas y filamentos más densos de materia.

Para su localización vamos a necesitar una carta celeste, ya que necesitamos seguir un pequeño camino de estrellas que parte desde Delta Gem. Además, se encuentra cerca de una estrella de brillo semejante y la nebulosa es posible reconocerla porque aparece como una estrella desenfocada.

lunes, 23 de noviembre de 2020

El radiotelescopio de Arecibo nos deja

Homenaje al radiotelescopio de Arecibo

Creo que es de sobra conocido este radiotelescopio ubicado en la isla de Puerto Rico, pero para los que andan un poco perdido comentaros que es la antena más grande construida por el hombre para escuchar el cosmos.


La semana pasada se dio la noticia del cese de sus actividades al confirmarse el deterioro total que está sufriendo el complejo que está haciendo perder panales por la rotura de varios cables que sujetan la estructura.

El radiotelescopio de Arecibo, situado al Norte de esta pequeña localidad puertoriqueña , fue inaugurado en 1963. Al estar situado en una depresión natural, se pudo establecer un diámetro a la antena de 305 metros y como no podía ser orientado, su estudio se basaba en los objetos que pasaban por la línea visual cenital del complejo. Algunos de los descubrimientos más importantes fueron:

.- En 1964 el descubrimiento orbital de Mercurio, estableciendo su año en 59 día terrestres y no 88 como se había calculado anteriormente.

.- En 1974 se envía un mensaje en sistema binario al cúmulo M13, con la intención de que pueda ser descifrado por alguna civilización inteligente. En su contenido hay representado la imagen de una persona, una imagen del radiotelescopio, la estructura química de nuestro ADN, entre otros datos.


.- En 1989 tomó la primera radiofotografía de un asteroide, el 4769 Castalia, descubierto anteriormente desde el Monte Palomar.


.- En 1990 Descubrió el primer púlsar con un sistema planetario.

.- En 1997 sirvió de escenario para grabar parte de la película CONTACT


Desde este verano el radiotelescopio ha estado sufriendo la rotura de varios cables hasta que en Noviembre (2020) la rotura de varios cables afectaron a la estructura proporcionando varios daños, por lo que el Instituto de Física que maneja el complejo, ha pedido a la NASA que finalice el proyecto de rastreo de NEOs, porque se ha quedado inoperativa.


En la imagen podemos ver parte de los daños sufridos que han hecho que el radiotelescopio cese su actividad. El complejo institucional que maneja el equipo, sigue intacto y continuará con sus labores de científicas y educativas. En los próximos días comenzarán las laborares de demolición para evitar males mayores.



martes, 17 de noviembre de 2020

Riesgos de impacto de un asteroide

Los asteroides del Sistema Solar no siempre tienen órbitas definidas, la gravedad de los planetas afecta en su trayectoria cuando tiene un paso cercano. Júpiter y Saturno son dos planetas ejemplo de ello, pero si tenemos que darle las gracias a uno de los dos, Júpiter es nuestro protector, al igual que lo hace nuestro satélite, sólo hay que verlo repleto de cráteres de impacto.

A lo largo de la historia, Júpiter ha sido una ‘aspiradora’ de asteroides y cometas, sólo tenemos que recordar el caso del cometa Shoemaker Levy 9 y los impactos de asteroides de 2008, 2010 y 2012 observados con telescopios de aficionado. Otras veces, el gigante ha servido de catapulta de asteroides desviándolos hacia el interior del sistema, al igual que otras veces los ha expulsado hacia el exterior o mantenido en órbita.


Otro de los planetas que vemos lleno de cráteres de impacto es Mercurio, un planeta rocoso pequeño, el primero que gira entorno al Sol. La gravedad del Sol afecta a los asteroides que andan ‘sueltos’ atraiéndolos y haciéndolos colisionar con los planetas internos al Cinturón de Asteroides. Venus también presenta en su superficie restos de impacto, pero al tener una geología activa en vulcanología, muchos de ellos se cubren de lava y terminan por desaparecer. Marte también presenta restos de impacto y los propios asteroides también.

Actualmente vivimos en unas fechas en las que la actividad de bombardeo es mínima, por no decir nula. Todos los días nuestro planeta registra entradas del orden de 100 Toneladas de material extraterrestre y no nos enteremos, pero la duda viene cuando nos enteramos que una roca de cierto tamaño se aproxima a La Tierra ¿Hasta qué punto puede ser peligro?


Nuestro planeta también presenta restos de impactos de asteroides, ejemplo de ello son los meteoritos que se han encontrado y las imágenes obtenidas por diversas sondas que orbitan el planeta. Quizás el más conocido es el cráter de Arizona, de 1,5 Km de diámetro y unos 500 metros de profundidad producido por una roca metálica del tamaño de un autobús, pero no es el único, en la siguiente fotografía mostramos un mapa donde se registran más cráteres producidos por impactos en distintas épocas.


Podemos decir entonces que nuestro planeta no está libre de impactos, que han habido y probablemente lo habrán, pero… ¿Hasta qué punto son peligrosos? (Preguntárselo a los dinosaurios).

El riesgo de impacto de un asteroide depende de su tamaño, y el daño que puede producir también depende del tamaño además de su composición. Si el impactador es de roca, éste absorve parte de la energía cinética y el daño es más suave que uno metálico.

El cielo está constantemente rastreado por telescopios y cámaras, pero aún así tenemos que seguir vigilando estas rocas, porque si miden menos de un kilómetro, se hacen casi indetectables. Los que miden menos de 25 metros, prácticamente se desintegran en la atmósfera, producen fulgaraciones por su fragmentación y caen a tierra pequeños fragmentos, denominados meteoritos, con la excepción de algunos casos, como el de Chelyabinsk (2013) cuya masa principal cayó en el fondo de un lago, con un tamaño de metro y medio aproximadamente.


Los que miden entre 25 y 1000 metros, los daños podrían afectar a extensiones desde el tamaño de una ciudad, hasta de una comarca, por eso tenemos que tener un constante rastreo de estas rocas. El verdadero peligro lo tenemos con los que no se detectan a tiempo, bien por su escaso tamaño (menos de un kilómetro) o porque proceden cara al Sol, es decir, la luz refleja en la parte posterior del asteroide haciéndolo totalmente invisible, hasta que se detectan los primeros reflejos por su cercanía al planeta, desgraciadamente faltando horas para su paso cercano e incluso un posible impacto, como el caso reciente ocurrido en Botswana (Sudáfrica) el pasado 21 de Junio faltando 6 horas.


Al igual que tenemos una escala para medir el índice de peligrosidad de un terremoto, para medir el índice de gravedad producido por un asteroide, o cometa, utilizamos la escala de Torino:


0.- No existe peligro

1.- Requieren nuevos cálculos

2, 3 y 4.- Requieren atención por los astrónomos, existe un 1% de probabilidad de impacto

5, 6 y 7.- Encuentro muy cercano con riesgo de impacto

8, 9 y 10.- Impacto seguro. Podría producir tsunamis en caso de impacto en el mar, una devastación regional-continental e incluso global,o ser un destructor.

De la gráfica, podemos concluir aproximadamente una escala temporal de impactos, lo que llamamos la escala de Broomfield Hazard:


A todo esto, podemos estar seguros para los próximos 100 años, ninguno de los que se tienen controlados presentan riesgos de impacto, pero no nos podemos fiar de los que vienen cara al Sol, por eso tenemos que estar constantemente monitoreando el cielo en busca de estos peligros, una tarea pro-am que no podemos dejar escapar. ¿Te apuntas?




sábado, 14 de noviembre de 2020

Los satélites Iridium

Se trata de una constelación de satélites artificiales constituidos en seis órbitas bajas con 11 instrumentos por órbita, o sea, un total de 66 satélites. Fueron puestos en órbita por la compañía Motorola para dar cobertura global de servicios móviles, pero su alto coste hizo que la empresa quebrara y dejara los satélites sin uso. En septiembre de 2001 se usaron para dar cobertura al atentado, usados por las fuerzas aéreas americanas. Partiendo del atentado, el ejército se hizo cargo de los satélites para dar cobertura de comunicación y usos marinos, aéreos, mineros y otros usos civiles. El avance tecnológico ha hecho que se creen nuevos servicios denominados OpenPort para mantener comunicado todo el servicio marino y, no sólo eso, también ha hecho que los nuevos softwares que se usan para la transmisión de datos móviles, abaraten el coste de las comunicaciones globales e incluso haciendo que los costes sms sean asumidos por distintas compañías haciendo que tengan coste cero.


Y ustedes dirán el porqué de ésto, pues bien, os lo explico. Al tratarse de satélites de órbitas bajas, cuando hacen el giro de orientación eléctrica hacia el Sol, se pueden ver en el cielo nocturno dando fogonazos haciendo ver ‘flashes’ muy luminosos, de hasta magnitud -12, confundiéndose con la entrada de meteoritos o distintos artefactos. 

Resultado de imagen de iridium