viernes, 23 de octubre de 2020

Ngc 4631 - Galaxia de La Ballena

Dibujo realizado desde Cavarrasa con un Dobson GSO de 10" y ocular Televue 12 -V. Canales-

NOMBRE: Galaxia de La Ballena
CATÁLOGOS: Ngc 4631 - UGC 07865 - PGC 42637 - Arp 281
CONSTELACIÓN: Canes Venatici
DISTANCIA: Entre 25-30 millones de años luz
MAGNITUD VISUAL: +9,8
TAMAÑO APARENTE: 15,5 x 2,7 minutos de arco

Se trata de una galaxia vista de canto que dificulta su estudio y clasificación. Se encuentra en interacción gravitatoria con la galaxia enana Ngc 4627 y la galaxia irregular Ngc 4656, las cuales han provocado que el núcleo de la galaxia principal, con un brote estelar no muy intenso,  se halla desplazado hacia un lateral. Las colas de gas que existe entre las tres galaxias, demuestra su interactividad.

Para localizarla vamos a precisar de cartas celestes, ya que requiere unas señas específicas por su dificultad.

Ngc 4485 y Ngc 4490 - Galaxia del Capullo

Dibujo realizado desde Cavarrasa con un Dobson GSO de 10" y ocular Televue 12 -V. Canales-

NOMBRE: Galaxia del Capullo
CATÁLOGOS: Ngc 4485 (la pequeña) - Ngc 4490 (la grande)
CONSTELACIÓN: Canes Venatici
DISTANCIA: Entre 40-50 millones de años luz
MAGNITUD VISUAL: +12,3 y +10,2 (+9,8 magnitud conjunta)
TAMAÑO APARENTE: 2,3  x 1,6 y 6,3 x 3,2 minutos de arco

Se trata de dos galaxias en interacción: Ngc 4485 es una galaxia irregular (la pequeña) cuyos gases del medio interestelar han sido arrancados por una onda de choque debido al roce con Ngc 4490.
Ngc 4490 es una galaxia espiral barrada (la grande) vista casi de canto, distorsionada y sin un núcleo o bulbo central claro. A diferencia que su compañera, esta galaxia no ha sido muy afectada por la interacción gravitatoria y tampoco se ha visto afectada la tasa de formación estelar.

A la hora de buscarlas tenemos que tener un cielo bien oscuro y localizar a Beta CVe, porque con un sólo movimiento hacia el NE de un par de grados, las tenemos en el ocular. Como veis en el dibujo he usado un ocular mediano para poder localizarlas, ya que con uno de menos aumentos igual no se ven a no ser que tengas un buen cielo.



 


M33 - Galaxia del Triángulo

Dibujo realizado desde La Romaneta con un Dobson 8" y ocular Plössl 17 -V. Canales-

NOMBRE: Galaxia del Triángulo
CATÁLOGOS: M33 - NGC 598 - UGC 1117 - CGCG 501-110 - PGC 005818
CONSTELACIÓN: Triángulo (Triangulum)
DISTANCIA: 2,8 millones de años luz
MAGNITUD VISUAL: 6,27 
TAMAÑO APARENTE: 71 x 42 minutos de arco

Es una galaxia espiral visible a simple vista con unas buenas condiciones del cielo que pertenece al grupo local. Es grande y difusa, su mejor manera para ser observada es con unos prismáticos y si las condiciones nocturnas nos dejan, podemos destacar sus brazos espirales con un telescopio a bajos aumentos. Se trata de una galaxia cuya tasa de formación de estrellas es superior a la de nuestra galaxia. Se ha descubierto una corriente de hidrógeno neutro que la une a M31 (la galaxia de Andrómeda), lo que nos indica  que en un pasado, unos 2.500 millones de años, ambas galaxias estuvieron muy cerca y no llegaron a colisionar, pero todo a punta a que dentro de unos 2.000 millones de años si lo puedan hacer y posiblemente con la Vía Láctea.

Para llegar a esta galaxia que podemos ver de frente, tenemos que encontrar la constelación del Triángulo que se encuentra entre la de Andrómeda y Piscis. Ahora yo me guío por Beta Andromedae (Almach), la misma distancia angular que hay entre la estrella y M31, la aplicamos en dirección Alfa Triaungulum y justo ahí encontraremos una mancha difusa que descubriremos mejor con un telescopio a pocos aumentos. 
Imagen tomada con un telescopio reflector remoto de 150 mm y CCD con 60" de exposición, toma única (MicroObservatory/Harvard-Smithsonian Astrophysics) V. Canales


lunes, 19 de octubre de 2020

Brillos y magnitudes

Una de las preguntas que nos hacemos cuando nos iniciamos en la astronomía es  ¿Qué es la magnitud?, una palabra que aparece en todos los artículos y cartas celestes.


La palabra magnitud viene del griego, fue Ptolomeo quien la utilizó por primera vez cuando quiso referirse al brillo de las estrellas. El definió la magnitud como una secuencia de aparición de los distintos cuerpos celestes. Las primeras estrellas que aparecieran poco después del ocaso las denominaba 1, las segundas en aparecer 2 y así hasta llegar a la sexta magnitud que es el límite visual del ojo humano en unas condiciones extremas.
Ya en el siglo XIX la definición de magnitud tomó otra definición: es la diferencia de brillos que hay entre dos o mas cuerpos. Cada cuerpo en el cielo brilla con una intensidad distinta y esta medida llegó al resultado de que un cuerpo con una diferencia de 1 es 2,512 veces más brillante que el otro. Si la diferencia fuera de 2 magnitudes los cuerpos tendrían una diferencia de brillos de 6,31 veces. Todo sigue la ecuación: (2,512)^(mb-ma), lo que supone que una estrella con una diferencia de 5 magnitudes con la otra, ésta sería 100 veces más luminosa.

«La luminosidad de un cuerpo NO nos indica que está más cerca o está más lejos del cuerpo con el que se compara, influyen otros factores, esto hay que tenerlo en cuenta».
Llegamos a la conclusión de que una estrella de magnitud 1 es 100 veces más brillante que una de magnitud 6, pero… ¿qué ocurre cuando los cuerpos son más luminosos que los de magnitud 1? Nada fuera de lo normal, la diferencia de brillos sería negativa, por lo que cuando más negativa es una magnitud mayor es su brillo, es el caso del Sol con una magnitud de -26, la Luna con -12 algunas estrellas como Sirio, Canopus, Alfa Centauri y Arturo también tienen magnitud negativa; también los planetas cuando llegan a su máximo esplendor, llegan a tener magnitudes negativas: Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

Partiendo de este concepto de diferencias de brillos, sacamos que la magnitud visual o aparente de un cuerpo es el brillo que percibimos visualmente. Después de varias mediciones se ha llegado a tomar la conclusión de coger una estrella guía que nos ayude en el cielo a guiarnos, esa estrella es Vega (Alfa de Lyra) con una magnitud de 0,0.


La calidad del cielo nocturno

A veces nos encontramos con un cielo extraordinario en el que nos pensamos que vamos a tener una noche estupenda, pero cuando hacemos la primera luz de la noche… ¡ Vaya chasco ! Nos encontramos con turbulencias en la atmósfera, neblina inobservada a ojo descubierto y otros factores que ‘dañan’ la observación.
Dos de los factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de realizar las observaciones son: el SEEING y la TRANSPARENCIA. Ambos miden la calidad del cielo y de ellos depende la calidad de la imagen, aunque también depende de los oculares, pero eso es otro tema que trataremos más adelante.
SEEING, lo definimos como el grado de distorsión que presenta el objeto que estamos viendo. Está provocado por las turbulencias atmosféricas. Esta medida también afecta al poder de resolución de un telescopio. Su medición real se hace con números romanos , pero hoy en día usamos números normales. 
Su escala es la siguiente:
V) seeing perfecto, imágenes sin ningún tipo de temblequeo.
IV) ligeras ondulaciones de las imágenes, con momentos de calma.
III) seeing moderado, caracterizado por perceptibles temblores de las imágenes.
II) seeing pobre, con constantes y molestas ondulaciones de las imágenes.
I) seeing pésimo, con serias dificultades para discernir las imágenes.

Existe otra escala ideada por William H. Pickering, que va de 1 a 10, siendo 1 lo más bajo de calidad y un 10 la calidad más alta, pero este patrón ya no se suele utilizar, al tratarse de una medida realizada por un único telescopio, un refractor acromático de 125mm.
TRANSPARENCIA, lo definimos como el grado de clara definición del objeto que estamos viendo, siendo 0 una nota malísima y un 10 de calidad excelente. Solemos confundirla con el seeing, pero son dos cosas distintas. Mientras el seeing mide la distorsión, la transparencia mide la claridad de la imagen.

Imagen relacionada

Con estos dos factores en cuenta, sabremos con qué aumentos se podrá trabajar esa noche y qué objetos podremos observar. Quizás sea una noche idónea para la observación de galaxias, o no, la calidad de esa noche sólo deja objetos como nebulosas extensas y cúmulos abiertos. Las estrellas dobles y múltiples también son objetos muy bonitos de observar, pero también depende de la calidad del cielo.